|

28/03/2018 / Comments (1)

Para terminar la semana… Trail Batalla de Alarcos

Trail Batalla de Alarcos

Si hay alguna prueba de la que todo el mundo ha oído hablar en el circuito Trail Series de Ciudad Real, esa es el Trail Batalla de Alarcos, la mítica TBA.

Ideada en 2012 por el bueno de Ivan Palero (@cabesc); madrileño afincado en la localidad de Poblete, este decano de las carreras de montaña, amante del campo, y del atletismo, en su afán de recuperar vías y caminos rurales en desuso, y fomentar la afición al trail en Ciudad Real, se le ocurrió la idea de montar una gran quedada pirata de amigos de eso de pegar brincos por el monte, por los mismos parajes en los que aconteció, allá por el 1195 la Batalla de Alarcos, que supuso un revés en la Reconquista de los territorios de Al Andalus por parte de los cristianos. Iván lo explica muy bien en la reseña histórica del blog de la carrera.

De aquella gran quedada de 2012, permanece el honor de ser la primera prueba “organizada” más allá de la distancia maratón en la provincia, algunas pocas fotos, y muchas batallitas de esos primeros participantes, que acabaron componiendo el núcleo del grupo de asiduos al trail en Ciudad Real. Los socios fundadores CxC, Luis, Quique y Jorge, todavía la siguen recordando con cariño (aunque yo creo que lo que realmente echan de menos es el pelazo que lucían en las fotos de la época).

En años sucesivos, la prueba se fue consolidando y creciendo, siempre con un espíritu de “piratería” y camaradería, que caracteriza al mundo del trail. Hasta el año 2015, en que entra a formar parte del primer circuito Trail Series de la provincia, aunque siempre tratando de respetar esa primera esencia.

Esa fue la edición de mi primera participación, en la que pude completar “media TBA” y conocer al bueno de Iván, el “abuelo cebolleta” del trail manchego.

Ya en el año 2016 me atreví a hacerla entera; primera vez con la distancia 50K, acabando con muy buenas sensaciones. La prueba, sin duda, había adquirido otra dimensión; más de 200 participantes, arco de meta, avituallamientos, comida posterior… Quizá por eso, por esa pérdida de la esencia, Iván decidió que fuese el último año en que organizaba la carrera…. de momento, espero…

Aquí, bajando de Peñas Negras en la edición de 2016, acompañado por Antonio, la “abuela Zenagas”

Un buen entreno

Pero queda la ruta, que además, posteriormente ha sido aprovechada para algunos tramos de la THT y de otras carreras, como Alcolea Trail o Valverde Volcan Trail.

Con todos estos antecedentes, no es extraño que miembros (con perdón) de los CxC sean vistos a tramos de la TBA dando brincos o tratando de arrastrarse; por eso, cuando JAN convocó el entrenamiento del domingo en aquellos parajes, no pude más que sumarme, no sin antes negociar “medio recorrido”, “que no estamos para más”, alegué.

Tras concederme la petición, y sumarse Pelu al carro, nos plantamos con la fresca en la ermita de Alarcos, junto con José Antonio, que venía de hacer nada menos que un Duatlón sprint el día anterior.

Desde la ermita de Alarcos hay una bajadita disfrutona por una senda que transcurre en paralelo al yacimiento arqueológico, epicentro de la Batalla de Alarcos. Es inevitable, mientras uno va entrando en calor, imaginar la situación, y que un escalofrío te recorra todo el cuerpo.

Nada más dejar la senda, se cruza el molino encima del río Guadiana, y se comienzan a atravesar puertas de ganado para continuar ruta hasta el volcán laguna de la Posadilla; lo bueno de ir siempre el último es que vas como un señor… Te van esperando en los cortes y abriendo y cerrando todas las puertas, jeje.

José Antonio, SuperJAN, y el Gran Pelu… aunque lo importante es la laguna volcán de la Posadilla al fondo… ¡y con agua!

 

A partir de ahí, sendas y caminos embarrados y arcillosos… Mucho frío, viento, y lluvia por momentos.

La hora del bocata-barrita, antes de dar la vuelta

Quince kilómetros de ida y otros tantos de vuelta para completar en algo menos de cuatro horas casi 30K, con uno 650m acumulados de desnivel positivo.

Entrenamiento de esos que cuentan doble, o triple, porque

  • recuperas sensaciones saliendo de una semana anterior aciaga con el catarro,
  • entrenas más de la cuenta, enfrentando el barro, el frío y la lluvia, y
  • pasas un rato más que agradable con amigos, aunque faltase la caña de después.

Final frente al yacimiento de Alarcos, epicentro de la Batalla

Una semana más, una semana menos

Al final, esos 30 kilómetros de entrenamiento, que nos deja una semana más o menos digna de 52 kilómetros; no está mal, considerando que la empezamos el miércoles, por recuperación del constipado.

 

Acumulamos 126 kilómetros en el mes, que no es mucho para lo que se nos viene encima, pero lo más importante, vamos por encima del mes de febrero… aunque ya hemos consumido una semana más… o sea, que queda una semana menos para la primera gran prueba de la temporada… queda muy poco, y no tengo claro que nos de tiempo a prepararlo como se merece, pero vamos dando un paso más; siempre un paso más; siempre, un paso más.

Y esperando que el bueno de Palero recapacite y convoque el Trail Batalla de Alarcos 2018.

¿QUIERES COLABORAR?
Ningún niño con cáncer sin sonrisa

Conseguiré ser finisher gracias a ellos

MI GRANO DE ARENA

Last modified: 28/03/2018

One Response to :
Para terminar la semana… Trail Batalla de Alarcos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *